“Si hay colas, está todo ganado”

La filtración de unos audios de la presidenta del comité de huelga de Eulen, Genoveva Sierra, evidencia que provocar la espera de los pasajeros es la clave de su estrategia.

La Vanguardia ha tenido acceso a un archivo de voz en el que Genoveva Sierra, presidenta del comité de huelga de los agentes de seguridad privada de la empresa Eulen del aeropuerto de Barcelona, se pone en contacto general con sus compañeros para informarles de la situación, tras una primera reunión con la empresa en el Departament de Treball de la Generalitat. En esta grabación de algo más de tres minutos, además de perseverar con insistencia en que Aena, gestora de la instalación tiene que estar presente en las negociaciones, también habla de las enormes colas que se están formando en los controles de seguridad principales de las terminales 1 y 2 del aeropuerto de El Prat.

Las colas, el factor determinante

 

“A los medios de comunicación, a los pasajeros y a Aena solo les interesan las colas”, indica Sierra, que en esa línea insiste en que la mayor medida de presión es que el aeropuerto siga teniendo esa imagen. “Sólamente lo vamos a conseguir haciendo colas” repite varias veces. “Las colas tienen que estar y no podemos decir que nosotros hacemos las colas ni nosotros estamos de huelga. Lo que hacemos es trabajar a normativa”.

La también portavoz del comité anima a sus compañeros durante esta situación al indicar que tienen el control de la situación: “Estamos mejor de lo que creemos, la sartén está en nuestra mano”. Por otro lado, sin embargo, también avisa tajante: “Si no hay colas, está todo perdido. Si hay colas, está todo ganado”.

Por ganar 100 o 150 euros extras en un mes, el colectivo perderá 300 para siempre”

GENOVEVA SIERRA

Presidenta del comité de huelga de los agentes de seguridad privada de la empresa Eulen del aeropuerto de Barcelona.

 

En previsión de que la situación se tense aun más en las instalaciones de El Prat Sierra avisa, también, que de sentirse amenazados revelarán a la prensa los nombres de las personas que estén detrás de esas coacciones. La presidente del comité de huelga recuerda a sus compañeros que aun entendiendo que algunos necesiten el dinero de las horas extras,si se prestan y ceden a hacerlas, saldrán perjudicados como grupo: “Por ganar 100 o 150 euros extras en un mes, el colectivo perderá 300 para siempre”, indica, mientras incide varias veces en realizar presión sobre Aena.

El conflicto de los trabajadores de seguridad del aeropuerto de Barcelona, concesionado a la empresa Eulen (previamente estaba contratado a Prosegur) se remonta a otoño del 2016, cuando el comité de empresa advirtió que no era viable poder mantener la calidad del servicio con el personal disponible y en las condiciones en las que se trabaja. Teniendo en cuenta, además, que las cifras del aeropuerto de El Prat no dejan de crecer tanto en número de pasajeros, como frecuencias, destinos y número de operaciones diarias, que cargan aún más de trabajo a los responsables de vigilar pormenorizadamente los accesos a las zonas de embarque en ambas terminales.

Huelga indefinida desde mediados de mes

Desde entonces y hasta ahora, la empresa y sus trabajadores no han llegado a ningún acuerdo y finalmente, ante la situación, los agentes han decidido convocar una huelga como último remedio y medida extrema de presión a la empresa para que esta mueva ficha mejorando condiciones de empleo, mejore los cuadrantes e incorpore más personal para poder hacer frente a la carga de trabajo a la que se enfrentan diariamente y más aun en fechas pico como los meses de verano. Ante esa presión, la empresa ya ha incorporado a 25 personas e incorporará a otras 25 procedentes de otros centros de trabajo para paliar las esperas y aligerar trabajos a la plantilla fija.

Si no hay cambios de última hora, que a tenor de la situación vivida estos momentos, los vigilantes de Eulen mantienen la huelga parcial a partir de mañana, que consiste en cuatro paros de una hora tres días a la semana: viernes, domingos y lunes a las 5.30 horas; a las 10.30 horas, a las 16.30 horas y a las 18.30 horas y ahí también surgió la tensión entre empresa y trabajadores, pues mientras la empresa pide un 95% de servicios mínimos, el comité no está de acuerdo en la cifra y pide que sea algo inferior: de un 83%.

Además de lo anterior y tras un paso fallido por el tribunal laboral, la asamblea de empleados de Eulen en El Prat decidió por abrumadora mayoría endurecer la situación convocando una huelga indefinida y en el 100% de los turnos a partir de mitad del mes de agosto.

Mientras tanto, las aerolíneas están pidiendo encarecidamente a todas las partes implicadas que se llegue a un acuerdo para evitar un verano negro en el aeropuerto de Barcelona en un año en el que está previsto que se cumplan todos los récords y esperan que estos no tengan connotaciones negativas.

Fuente: La Vanguardia

Anuncios