Aena amenaza con sanciones de 300.000 euros por las colas de pasajeros en Barcelona

La gestora de los aeropuertos españoles descarta la rescisión del contrato con Eulen porque el convenio contempla la subrogación del personal.

Decide convocar a las partes, la dirección de Eulen y los trabajadores, a una reunión para primera hora del viernes.

La empresa encargada del control de seguridad en El Prat critica la actitud de los trabajadores en huelga y manifiesta su intención de negociar con la plantilla.

La empresa Eulen, encargada de los controles de seguridad en el aeropuerto de Barcelona, ha defendido este jueves que, con la voluntad de negociar y ofrecer propuestas, se ha desplazado hasta en tres ocasiones a las reuniones convocadas por la autoridad laboral.

Mientras Eulen ha manifestado su intención de negociar con la plantilla, Aena, empresa pública que gestiona los aeropuertos españoles, ha anunciado que podría sancionar a la empresa con 300.000 euros por las colas de pasajeros.

A última hora de la tarde, Aena ha convocado al comité de huelga y a la empresa Eulen para una reunión en el aeropuerto de El Prat, a primera hora del viernes, para facilitar el diálogo entre las partes, coincidiendo con el primer día de los paros parciales anunciados por la plantilla.

El contrato de Aena con Eulen establece que la empresa concesionaria ha de garantizar un servicio de calidad al pasaje; de manera que, si esta premisa no se cumple, el gestor aeroportuario le podría penalizar. Otra posibilidad por la que Aena puede sancionar a Eulen es si se producen hechos “de especial gravedad o que perjudiquen la imagen del aeropuerto”.

Además, según ha recordado Aena, “dentro de la habitual disposición de refuerzos de cara la temporada de verano, “este año se aprobaron para El Prat 425.000 euros destinados a la seguridad”, una aprobación que entró en vigor el 1 de julio, por lo que el aeropuerto debería haber contado con el personal de apoyo necesario para hacer frente a la época de mayor afluencia de turistas.

La toma de medidas más drásticas, como la rescisión del contrato con Eulen, no es, en principio, una opción puesto que el convenio de seguridad privada contempla la subrogación del personal, y en ese caso Aena se vería obligada a asumir a unos trabajadores en plena protesta. Quizá esta sea la base sobre la que los empleados de seguridad, aun perteneciendo a una empresa privada, reclaman que el gestor aeroportuario se siente a la mesa de la negociación, informa Silvia Fernández.

La gestora de las instalaciones pretende esclarecer si las colas de hasta tres horas -que habrían provocado la pérdida de vuelos a hasta un millar de personas, según la asociación de aerolíneas- responden o no a una “huelga de celo” llevada a cabo por la plantilla de Eulen.
La empresa encargada del control de El Prat ha criticado duramente la actitud de los trabajadores en huelga, que han anunciado paros parciales a partir de mañana y paros indefinidos de 24 horas desde el 14 de agosto.
En el mismo comunicado, la dirección de la empresa ha recriminado al comité de huelga que éste “o no haya comparecido o, cuando lo ha hecho, no ha manifestado ninguna intención de negociar”.

La convocatoria de mañana señala que la huelga consistirá en cuatro parones de una hora todos los viernes, domingos y lunes de agosto. Serán de 5:30 a 6:30, de 10:30 a 11:30, de 16:30 a 17:30 y de 18:30 a 19:30 horas, y se traducirán probablemente en un aumento de las filas de pasajeros que la dirección de la empresa achaca a una “huelga de celo” de la plantilla, un extremo negado por el comité, que señala a la falta de personal, a unas pésimas condiciones de trabajo y a la falta de voluntad de Aena para sentarse a negociar.

Huelga indefinida a mediados de agosto

La situación en los controles de seguridad ha mejorado desde el lunes: las esperas no superan los 29 minutos, con la mañana como la franja más conflictiva.

Los trabajadores están decididos a cumplir la amenaza de paros de 24 horas los siete días a la semana en el caso de que Aena no acepte sentarse en la mesa de negociación. Estos paros empezarán el 14 de agosto, después de que esta mañana los trabajadores de Eulen hayan registrado este jueves en el Departamento de Trabajo de la Generalitat la convocatoria de huelga indefinida. El endurecimiento de las protestas fue la decisión acordada por una amplia mayoría de trabajadores en una asamblea celebrada a mediodía de ayer.

La intensificación de las protestas era la opción más dura de las cuatro entre las que podía elegir la plantilla. Un 92,5% de los trabajadores que acudió a votar secundó los paros indefinidos. Una decisión que puede agravar la situación de caos en los controles de seguridad del aeropuerto que denuncian usuarios, aerolíneas y el Govern desde hace diez días.

La asamblea de trabajadores del miércoles optó, pues, por la propuesta más radical después de una reunión en la que la plantilla evidenció su descontento con la dirección de la empresa y, también, con los medios de comunicación. Entre otras cosas, los empleados del control de seguridad de la T1 en el Prat consideran que “solamente” se tendrán en cuenta sus reivindicaciones si “se generan colas porque a los pasajeros y a la prensa sólo les importan las colas”, según información a la que ha tenido acceso este diario de cómo se desarrolló la asamblea celebrada en El Prat.

Tras defender que “trabajan en base a la norma laboral que les rige”, los empleados consideraron que “lo único que preocupa es las colas que se generan” en la terminal. De ahí que, durante la reunión, la plantilla defendiera que la única forma de “tenerlo todo ganado” es provocando largas esperas para pasar el control de seguridad, “tenemos la sartén por el mango” llegó a decir uno de sus representantes.

La dirección de Eulen defiende que, ante la negativa del comité de huelga de sentarse a negociar en reiteradas ocasiones, “los trabajadores se ven abocados a tener que ir a una huelga sin contar con la oportunidad de conocer las propuestas que la empresa les quiere plantear”.

La empresa ha tildado de “escasa” la asistencia a la asamblea de este miércoles en la que los trabajadores decidieron endurecer la huelga. Asegura que el 75% de los trabajadores no acudieron, por lo que tan solo una cuarta parte de ellos votó a favor de una nueva convocatoria de huelga indefinida y de 24 horas.

Responsables de Aena están trabajando para solucionar el conflicto laboral en Eulen, han explicado a Efe fuentes de la empresa gestora de los aeropuertos españoles. Un extremo que contrasta con el hecho de que, hasta el momento, el ente público haya rechazado en varias ocasiones sentarse en la mesa de negociación con la dirección y el comité de huelga.

Fuente:El Mundo

 

Anuncios