El Mercantil de Madrid aprueba el despido de los doce vigilantes de FIMO y de Porta Nova

El juzgado de lo Mercantil número 3 de Madrid ha aprobado los despidos de 12 vigilantes de Segur Ibérica que prestaban el servicio de vigilancia en el centro comercial Porta Nova y en recinto ferial de Punta Arnela.

El juzgado de lo Mercantil número 3 de Madrid ha aprobado los despidos de 12 vigilantes de Segur Ibérica que prestaban el servicio de vigilancia en el centro comercial Porta Nova y en recinto ferial de Punta Arnela.

El sindicato USO denunció que ambos recintos, de titularidad municipal, “continúan sin adjudicataria” que sustituya a la empresa. Además, desde la Federación de Trabajadores de Seguridad Privada aseguran que la compañía ha solicitado la resolución del vínculo con el consistorio tras conocerse esta decisión judicial.

Así, el sindicato explica que Segur Ibérica trasladó esta petición al juzgado de lo Mercantil y que comenzó a “finales de la semana pasada a comunicar los despidos a los trabajadores afectados por el expediente de regulación de empleo” extintivo en el que está inmerso la compañía desde principios de año.

Este documento, insisten desde USO, incluye a esta docena de vigilantes de Ferrol “una vez que el juez autorice la finalización de los contratos con el propio Concello”. Según la USO, “podrían haber sido subrogados por otra empresa de seguridad de no ser por dilaciones y falta de interés del gobierno ferrolano en la gestión de una nueva contratación”. Para el sindicato, “este conflicto acabará con los dos centros sin vigilancia y los trabajadores en la cola del paro de no buscarse una solución in extremis”.

De este modo, recuerdan que ya había “advertido que esta situación se produciría” y anunciaron una convocatoria junto a otras centrales para este mismo martes, con la que se pretende analizar el caso “y encontrar una salida al conflicto”.

Sin ofertas

Desde que Segur Ibérica entró en concurso de acreedores, el Concello se inició dos procedimientos, uno abierto y otro negociado, pero ambos quedaron desiertos. En este último caso, existía un principio de acuerdo con una empresa interesada, pero que el pasado martes se echó atrás al conocer que el número de vigilantes para estas instalaciones había pasado de 10 a 12.

“La oferta presentada en el momento de la licitación cumplía con los requisitos de mantener las antigüedades de los empleados, los convenios estipulados y el margen empresarial que consideraban oportuno, pero Segur Ibérica incorporó a otras dos personas por necesidades del servicio. Con estos dos empleados subrogables a mayores los cálculos eran diferentes y decidieron no asumir el servicio”, explicaron desde el Concello..

La pasada semana Álvaro Montes, portavoz del gobierno local, señaló que la intención del administrador concursal era alcanzar algún tipo de compromiso contractual con alguna empresa antes de que Segur Ibérica tomase la decisión de rescindir estos contratos. Ahora, con esta resolución sobre la mesa se acaba el tiempo para conseguir que estos trabajadores no se vayan al paro de forma inminente.

Álvaro Montes también recordó que la previsión es abrir un procedimiento global para que una sola empresa asuma los servicios de vigilancia privada de todas las dependencias municipales cuando finalice el contrato con Eulen.

Fuente: Diario de Ferrol

Anuncios