Pretendía volar a Sevilla con 39.000 euros de Ryanair

La Guardia Civildel Aeropuerto de Gran Canaria ha detenido a M.B.A., de nacionalidad argentina y empleado de la aerolínea Ryanair, de 20 años de edad, por presunto robo de 39.000 euros de la caja fuerte de las oficinas de la compañía aéreaen la que trabajaba en la isla. Presuntamente, era el dinero de la venta a bordo de la compañía irlandesa.

El azafato, tras hacerse con el dinero, pretendía volar a Sevilla. Desde Gran Canaria a Sevilla hay dos aerolíneas que ofrecen vuelos directos: Vueling y Ryanair. Fue el 13 de frebrero y los lunes solamente hay vuelo directo desde Gran Canaria a Sevilla con Vueling. Es decir: El empleado de Ryanair pretendería volar a Sevilla en Vueling con dinero presuntamente extraído de la caja fuerte de Ryanair en Gran Canaria.

Aunque la Guardia Civil no ha dicho el nombre de la aerolínea, en medios británicos este sábado se apuntó que sería tripulante de cabina de Ryanair. El detenido está acusado ahora de un delito de robo con fuerza cometido en el interior de las zonas restringidas de seguridad del aeropuerto. Un portavoz de Ryanair en el Reino Unido ha confirmado la investigación.

El tripulante de cabina sacó de la caja fuerte 34.295 euros en billetes, 1.568 euros en monedas, 4.077 libras esterlinas, 1.300 coronas noruegas, y 3.910 coronas suecas que al cambio de moneda pudieran alcanzar todo los 39.000 euros. La investigación se inició a raíz de la localización de una maleta en el área de inspección del aeropuerto de Gran Canaria que había sido facturada en un vuelo con destino a Sevilla. La maleta fue discriminada por el sistema de seguridad a través de radioscopia.

Una vez localizada dicha maleta por los vigilantes de seguridad encargados de las inspecciones de los equipajes de bodega y coordinados con los agentes de la Guardia Civil, se solicitó la presencia del propietario del bulto para verificar el contenido de la maleta y su origen.

En presencia de M.B.A., agentes de la Guardia Civil procedieron a la apertura de la maleta, comprobando que transportaba gran cantidad de dinero fraccionado tanto en billetes como en monedas y que no podía justificar su procedencia. Presuntamente, el tripulante de cabina se personó horas antes en el aeropuerto y accedió por el filtro de seguridad de empleados de aerolíneas vestidos de uniforme.

Una vez en el interior, accedió a las oficinas a través de un código de seguridad, accesible para todos los empleados, con una clave alfanumérica que le permitió el acceso a la oficina de Ryanair. Al tener acceso a la llave de la caja fuerte, la abrió y sustrajo todo el dinero que se encontraba en su interior. Finalmente, M.B.A. regresó a su casa y se cambió de ropa, que se encuentra en el sureste de la isla. Volvió a las instalaciones del aeropuerto para tomar un vuelo a Sevilla, momento en el que fue detectada la maleta con el dinero la empresa en la que estaría trabajando.

Fuente: ABC

Anuncios