Vigilantes privados, cámaras y policías velarán por la seguridad de Termibus

El alcalde de Bilbao confirma en su visita que la estación provisional de Garellano estará controlada las 24 horas.

El Ayuntamiento de Bilbao va a reforzar la vigilancia y la limpieza en la estación provisional de Termibus habilitada en el solar de Garellano para garantizar el bienestar de los vecinos. A partir de su inauguración el próximo 25 de febrero contará con seguridad privada las 24 horas del día, todos los días del año, con más de ocho cámaras de videovigilancia, que ya están instaladas y la presencia de la Policía Municipal. Su limpieza será periódica y a demanda con refuerzos en los momentos críticos. El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, informó ayer de uno de los proyectos estratégicos de la ciudad, poniendo el acento en la atención a las personas que usarán estos servicios y a las que deberán de convivir con los inconvenientes durante los próximos meses de provisionalidad.

No se inaugura una estación todos los días y, aunque es cierto que se trata de una terminal provisional, no deja ser el billete para un proyecto demandado desde hace años: la estación definitiva. No es de extrañar que junto al alcalde estuvieran ayer los portavoces del resto de los grupos políticos municipales, a excepción del concejal de Circulación y portavoz del PSE, Alfonso Gil.

La estación provisional ya es una realidad a falta de estrenar con servicios tecnológicos que superan a la antigua Termibus aunque en un espacio más pequeño. Tras las visita por todo el recinto el alcalde informó de las medidas que se incorporan en el nuevo espacio para que los vecinos tengan las menos afecciones posibles. Además de la seguridad y la limpieza, Aburto explicó también que se colocarán unas barras metálicas que harán tope frente a los portales.

La estación provisional es el pase a una nueva Termibus que esté a la altura de una ciudad de servicios que acoge entre 5 y 7 millones de usuarios al año en estas dependencias. “La clave de nuestra ciudad, además de la calidad de vida de los ciudadanos y de los buenos servicios, reside, sin duda, en mantener, reforzar e incrementar nuestra competitividad”. Y según dijo “uno de los ejes fundamentales de la competitividad de esta magnífica villa es la conectividad, y es ahí donde estamos poniendo nuestro esfuerzo y trabajo, apostando por la puesta en marcha de la línea 3 de metro, y por la futura estación de Abando, con la llegada del TAV”.

En lo que compete a Bilbao, el alcalde dijo que es imprescindible no olvidar la intermodalidad del transporte público, “un transporte público que sea moderno, competitivo y con mínimas afecciones al medio urbano”. Recordó que “hace más de diez años, el Ayuntamiento apostó por fijar la intermodalidad en el entorno de Garellano, y para poder empezar a construirla teníamos que dejar ese espacio de la antigua Termibus”.

Aburto indicó que el lugar que va a albergar provisionalmente la estación de Termibus durante 18 meses tiene “algo menos espacio” que la antigua de Garellano, pero cuenta con avances tecnológicos que “van a permitir que sigamos funcionando con más de 5 millones de viajeros al año”.

La estación provisional, que recoge los mismos servicios que se prestan en la actual Termibus, cuenta con 4.000 metros cuadrados de superficie, asegura la accesibilidad y la intermodalidad, y cuenta con 20 dársenas en espina de pez y un nuevo sistema de asignación según llegada. Los usuarios podrán informarse además en las pantallas colocadas para ello.

Una barrera electrónica y un lector de matrículas abrirá el paso de los autobuses a la estación. Para ello, el Consistorio reservará un carril de la calle Gurtubay en el que los autobuses esperarán mientras se les asigna la dársena. Por su parte, la calle Pérez Galdós mantendrá abiertos, por el momento, sus dos carriles. El alcalde indicó que la estación provisional también tiene reservado un espacio para los taxis: 12 plazas fijas, más tres plazas de recogida de viajeros sin estacionamiento.

Los accesos a los servicios de la planta primera se ubican en la parte trasera del edificio, a través de sendas rampas. La estación tiene un espacio público de acceso a autobuses y espera junto a las dársenas, y en la zona cubierta provisional habrá tres cajeros automáticos, nueve máquinas expendedoras de billetes y puntos de recarga de móviles. La estación provisional tendrá conexión wifi.

Los servicios de transporte por carretera que actualmente se prestan en Termibus se prestarán también en la estación provisional e incluyen también los servicios complementarios de cafetería, consignas, taquillas, información y sala de espera. Estos servicios están distribuidos en la planta baja y primera planta del edificio anexo a la zona de dársenas. En la planta baja están la cafetería, el kiosco y los servicios, mientras que en la primera se ubican las taquillas, la consigna, las salas de espera y las oficinas de gestión.

Su puesta en funcionamiento implicará diversos cambios circulatorios para garantizar un acceso ordenado hasta las dársenas de la nueva estación en una zona con mucha congestión de tráfico habitualmente.

Fuente: Deia

Anuncios