Vigilantes de la central nuclear de Cofrentes denuncian presiones y hostigamiento

Los sindicatos aseguran que existen turnos de trabajo de 12 horas diarias sin descanso y 7 días seguidos.

Se ha denunciado ante la Inspección de Trabajo que los cerca de 60 vigilantes de seguridad privada de la central nuclear de Cofrentes, de la empresa Casesa, sufren presiones y hostigamiento por parte del jefe de vigilancia, empleado de la misma empresa.

Según ha informado y tal y como consta en la denuncia presentada a la Inspección de Trabajo, la plantilla de vigilantes, de la empresa Casesa, es “hostigada y exprimida en turnos de trabajo de 12 horas diarias sin descanso y 7 días seguidos, lo que ha provocado cuadros de estrés y ansiedad”.

“Desde que en el año 2011 una veintena de activistas de Greenpeace burlasen los controles de seguridad y accediesen a la central nuclear, sumado al estado de nivel de alerta 4 por atentado terrorista, hay una obsesión continua por las medidas de seguridad del recinto nuclear”, han señalado las mismas fuentes.

 “Si bien es cierto -añaden- que las medidas de seguridad y la plantilla de vigilantes han aumentado, creemos que no lo suficiente”.

Se denuncia además que a los vigilantes se les impone de forma unilateral el disfrute de los periodos vacacionales y que el jefe de vigilancia, un ex guardia civil también empleado de Casesa, no respeta los descansos establecidos ni entrega la planificación de horarios a los vigilantes.

“Además, el cerca de centenar de horas en formación específica que han de completar todos los vigilantes de la plantilla a lo largo del año no son remuneradas por parte de la empresa y siempre coinciden con la finalización de los largos turnos de trabajo”, han indicado las mismas fuentes sindicales.

Estas actuaciones, según el sindicato, cuentan con el “beneplácito del departamento de seguridad corporativa de Iberdrola”.

Al respecto, la empresa energética propietaria de la central ha explicado que las empresas que desarrollan trabajo en la central como contratistas cumplen con la legalidad.

El citado sindicato informa de que los hechos denunciados ante la Inspección de Trabajo serán comunicados también a la Brigada de Seguridad Privada de Valencia, adscrita a la Dirección General de la Policía, que es la que tiene las competencias asignadas desde el Ministerio del Interior para regular el sector de la seguridad privada, han informado las mismas fuentes.

Fuente: Las Provincias

Anuncios