Los vigilantes de las prisiones alicantinas se movilizarán ante el impago de nóminas

La situación «está provocando en un numeroso grupo de familias de los vigilantes serias dificultades para cubrir sus necesidades básicas, lo que especialmente en estas fechas supone una situación indignante».

El Comité de Empresa de la empresa encargada de la seguridad exterior de las prisiones de Fontcalent (Alicante) y Fontanilles (Villena), ha anunciado que se trabaja en un calendario de movilizaciones ante el impago de nóminas por parte de la empresa. Además, ha comunicado a la Subdelegación del Gobierno la situación y ha recordado al ejecutivo “su responsabilidad” en una circunstancia que “deberían haber controlado y evitado”.

 En un comunicado, el comité ha alertado de que se trabaja en un calendario de movilizaciones ante los impagos de salarios y “las pocas perspectivas de abono de la deuda que la empresa mantiene con la plantilla” de Fontanilles y Fontcalent.

“El Comité de Empresa de Segur Ibérica ha decidido poner en marcha un calendario de movilizaciones para visibilizar un conflicto del que responsabilizan tanto a la empresa como a la propia administración que está haciendo una escandalosa dejación de su obligación de velar por el correcto cumplimiento del servicio”, ha señalado.

Al respecto, han anunciado que se ha elevado una denuncia ante la Inspección de Trabajo y se ha comunicado a la Subdelegación del Gobierno la situación creada “por una empresa a la que contrató para realizar con eficiencia un servicio y que no está a la altura de lo que correspondería”.

 El Comité de Empresa ha criticado que el proceso de asignación de servicios por la administración –los concursos–, “consiente la aparición de bajas temerarias –ofertas económicas que difícilmente llegan a cubrir todos los gastos, especialmente los salariales, y que provocan impagos a la plantilla o a otros proveedores–, y de una cierta mala práctica de algunas empresas que se reúnen en UTE para ganar los concursos y que, después, se reparten la gestión concreta de los servicios perdiendo las garantías que ofrece actuar como UTE”.

Según han agregado la situación “está provocando en un numeroso grupo de familias de los vigilantes serias dificultades para cubrir sus necesidades básicas, lo que especialmente en estas fechas supone una situación indignante y profundamente injusta”.

Así se está elaborando un calendario de movilizaciones “sin descartar ningún tipo de acción” que se iniciará “en breve con una movilización para exigir a la administración que cumpla su obligación y garantice que los salarios se abonan tal y como marca el convenio colectivo”.

 El sindicato ha recordado que Segur Ibérica está inmersa en un concurso de acreedores y con un ERE en marcha que afectará a 321 trabajadores. Adeuda a las plantillas los salarios de noviembre y la extra de Navidad y, además, “nada apunta a que se abonará la nómina de diciembre en su momento”.

“Hay que señalar que, a pesar de esta situación de inseguridad laboral, el trabajo se está realizando con todas las garantías gracias, exclusivamente, a la alta profesionalidad y eficacia de la plantilla de trabajadores. Ésta va a seguir movilizada hasta que la empresa y administración tomen las medidas necesarias para que los salarios sean abonados en su totalidad”, ha zanjado.

Fuente:

Anuncios